NOTICIAS

21/09/2009
Por primera vez desde que existen estadísticas oficiales, las ventas descendieron a lo largo de 2008.

 

FUENTE: La Provincia.

Frenazo en seco y obligado a circular por el carril lento. El sector de la venta de vehículos atraviesa sus horas más bajas en mucho tiempo en toda España, pero Lanzarote se ha convertido en una especie de paradigma de la situación. Las cifras
hablan con claridad: en los ocho primeros meses de este año los lanzaroteños han comprado la mitad de vehículos que en el mismo periodo de 2008 y, es más, cuatro vecesmenos que en 2007. La crisis económica y la ralentización demográfica en la
Isla (en realidad lo segundo es también una consecuencia de lo primero) explican un descenso que ha colocado contra las cuerdas a los concesionarios. Traducido a datos concretos, en los ocho primeros meses del presente ejercicio se han matriculado en Lanzarote un total de 1.801 vehículos, muy lejos de los 4.202 que se dieron de alta el
año anterior. La distancia es abismal si se compara con los de 2007, cuando el parque insular se vio incrementado en 7.905 nuevas unidades. Una prueba más de que, en tiempos de apuro, muchos prefieren intentar ampliar a toda costa la vida del coche que ya tienen.
La salida de curva del sector de la venta de vehículos en Lanzarote ha sido tan acentuada que se adentra de lleno en el terreno de lo histórico. Baste decir que en 2008, y una vez contabilizadas las matriculaciones de los 12 meses, se produjo el primer descenso en el parque de vehículos, al pasar de 109.648 a 109.489. Fue
ligero, pero sintomático, pues se debe tener en cuenta que se venía de cifras anuales de aumentos de hasta siete y ocho mil unidades (de 2006 a 2007, por ejemplo, se elevó de los 103.927 vehículos a los 109.648). Se da por hecho que, por compensación, el bajón de las ventas se traduce automáticamente en un aumento del negocio para los talleres. Sin embargo, fuentes de este sector apuntan a este diario que no todo
es jauja, pues hay un porcentaje estimable de clientes que opta por dar de baja al coche
(cuando no por abandonarlo directamente en la vía pública) si el coste de la reparación o de la puesta a punto supera su capacidad económica. En muchas ocasiones no es cuestión de decidirlo: no tienen ese dinero.



Ver todas las noticias >
   © Copyright 2005. Centro de Datos. Cabildo de Lanzarote   |   Enlaces   |   Contacto   |   Aviso legal   |      RSS
Diseño web: Solucionet.com