Desiertos, oasis y refugios
  • Fecha: 2004
  • Fuente: Cabildo de Lanzarote
  • Descripción: La materia viva que conocemos se basa en la química del carbono, pero requiere agua y otros elementos químicos para su desarrollo, así como una energía 'externa' para iniciar la cadena de productores y consumidores propia de cada ecosistema. En el planeta, como en la Isla, por carencia de uno u otro componente, la cantidad y diversidad de formas vivas dista mucho de ser regular y homogénea en el espacio.

    Como síntesis de los ambientes naturales que la Isla ofrece, esta lámina plasma mediante colores la alternancia vertical de zonas hostiles y favorables para la vida que se pueden reconocer en la totalidad del edifico volcánico de Lanzarote. Los oasis, marino (color turquesa) y terrestre (verde) en los que coinciden agua, luz y nutrientes, se alternan con desiertos, oceánico (negro) por falta de luz en aguas profundas o de nutrientes en las superficiales; y terrestre por la falta de agua la mayor parte del año (colores pálidos y gris oscuro).

    El oscuro océano se tiñe de vida cuando la corriente fría de Canarias choca con plataformas submarinas y levanta minerales del fondo hacia las aguas superficiales. Así se origina el banco pesquero canario-sahariano y una cierta estela de fertilidad a sotavento de nuestra isla. Algo que también sucede con nuestros vertidos orgánicos en dosis y zonas adecuadas.

CABILDO DE LANZAROTE - Centro de Datos © Cabildo de Lanzarote
   © Copyright 2005. Centro de Datos. Cabildo de Lanzarote   |   Enlaces   |   Contacto   |   Aviso legal   |      RSS
Diseño web: Solucionet.com